lunes, 7 de julio de 2008

A san Fermín pedimos, por ser nuestro patrón...

Por fin llegó el día de san Fermín. Me encantan los encierros y desde hace muchos años los sigo por televisión.
Las corridas de toros no me gustan y no me cuesta trabajo hablar con quienes si que les gustan; igualmente hablo con gentes de derechas, de izquierdas, más bajos y más gordos que yo, incluso (dios mío) ¡con mujeres! Si no me para alguien cualquier día voy a hablar hasta con los curas.
A lo que voy, voy. Disfruto viendo cómo, quienes saben correr un encierro, se meten entre las palas de un animal imponente para en un momento desaparecer y dejar a otros mozos hacer su carrera.
También disfruto como un enano viendo a los "patas" vareados y empujados fuera del recorrido.
Tendríamos que aprender una lección de estas carreras y echar a un lado a todos los patas que nos ponen la zancadilla metiéndose en carreras que no les corresponden.
Humanidad en estado puro; cientos de borrachos de diversas nacionalidades estorbando a corredores y toros. Al rato de terminar el encierro alguno de esos borrachos cogerá su coche y seguirá estorbando (probablemente a la vida y tranquilidad de alguien).
Bueno, esto es lo que me ha inspirado acordarme de san Fermín mientras escuchaba en directo a Lenny Kravitz en Rock in Rio.

Salu2

3 comentarios:

yo no soy esa que tú te creías dijo...

Pues muchacho eso de hablar hasta con las mujeres es para preocuparse y no tomárselo a broma, que tú has sobrevivido a muchas batallas a ver si esta nueva prueba que te está poniendo la vida no vas a poder superarla. Ya sabes amigo, mujer que se te acerque para preguntarte la hora una llave de kárate y salir corriendo para el lado contrario. Cuídate amigo. Un abrazo.

el viejo más viejo del palco dijo...

¿Hablar tú con mujeres? ¿A partir de qué momento te hizo falta? ¿Qué me estoy perdiendo? Trata de arranc... digo... Feliz San Fermín, patrón de los que van delante de los otros, de los cuernos, sean del tipo que sean.

(Y con gente de derechas... nchst...)

Our house dijo...

Afortunadamente hablo con mujeres. ¡Qué le voy a hacer!

Salu2