domingo, 28 de febrero de 2010

El cerdo chino

Tiene pelotas el asunto. Resulta que los chinos nos han copiado la manera de curar jamones y producen alrededor de siete millones de patas al año (de momento) y con un resultado espectacular de aspecto y sabor. Invierten en el proceso menos tiempo que nuestros productores con lo que es facil imaginar que ese jamón no es tan sano como el español.

Su potencial de mercado en estos momentos es el consumo propio, pero conociendo a las moscas cojoneras estas, y a pesar de que han dicho que estemos tranquilos porque el original es el nuestro, no tardarán en meterse en todos los mercados incluidos los que nos han sido vetados a nosotros y aquellos que no hemos sido capaces de explotar (la maldita historia de siepre: no nos sabemos vender).

Es probable que muchos no sepáis que en Hungría se produce también jamón "serrano" con una peculiaridad: su registro sanitario comienza por las letras Hung. Los "listos calistos" borran las letras "ng" del final y lo colocan en el mercado como jamón de Huelva (registro sanitario Hu). Es probable que los chinos, si hicieran algo similar, los vendieran con denominación de origen Chinchón, así que estar atentos a la jugada.

Somos tan ignorantes que seguimos comprando todo tipo de soplapolleces en los bazares de los chinos aún a sabiendas de que el artículo comprado nos va a durar menos que otro comprado en otro tipo de comercio. También ocurre que muchos de los establecimientos donde comprábamos tradicionalmente se han visto obligados a cerrar por no poder competir contra nuestra estupidez y las ansias de engañarles como a chinos, cuando los engañados (siempre) y estafados (muchas veces) somos nosotros.

En esta pandilla de estúpidos soy el primero en incluirme. Hace algún tiempo necesité comprar una bombilla de ahorro de energía y por no molestarme en ir un pelín más lejos se la compré a un chino. La puta bombilla no me costó mucho más barata que en una ferretería y en lugar de durarme cinco años me duró cinco semanas. Si les pides una hoja de reclamaciones lo primero que dicen es que no tienen y si llamas a Policía Municipal rápidamente aparecen siete u ocho chinos de los comercios de alrededor con una hoja cada uno. Si sospechan que les has robado no se cortan un pelo en intentar registrarte. Ante esto siempre negaros a que sean ellos los que registren y llamad a Policía Municipal.

Dentro de la misma estupidez (aprovechando el tirón) está lo de los restaurantes chinos; me encanta ir de vez en cuando a cenar a un restaurante chinorris. A pesar de las viejas leyendas urbanas sobre la ausencia de gatos, perros y ratas en las zonas aledañas a cualquiera de estos locales, los criaderos de ratas que más de un vecino dice haber visto en los patios interiores de los mismos, o la escasez de entierros chinos... por citar alguna de las leyendas. Pero el otro día, paseando por las calles cada vez más bacheadas y mal pavimentadas de este mi querido Madrid oí a un empleado de la limpieza viaria decirle a un viandante que estaba con él en animada conversación: "¿Tu te has fijado alguna vez en las bolsas de basura que sacan los chinos de los restaurantes? ¡Muchísimas menos que en cualquier otro local! Y si no, fíjate. Esos tíos lo aprovechan todo...". Sin comentarios.

Pues nada, mis querid@s amiguit@s, que cada cuál saque sus conclusiones.

¡Ah! Se me olvidaba comentar una anécdota. Volvía una noche de trabajar cuando, esperando al autobús, me dió mucha sed y ví que la tienda de chinos estaba abierta. Entré y pedí una botella de refresco. Todo ocurrió en fracciones de segundo: mi ojo derecho visualiza el cortauñas en la mano y su pié en alto; a continuación vi su intención de darme la botella con la misma mano que sujetaba la podadora uñil; mi ojo izquierdo localiza la botella y manda la orden a mis manos para adelantarme a la acción de Alpa'chino. Al mismo tiempo mi boca recitaba la frase galopante de "¿qué te debo?" y mi mente rezaba a Chin-Lu para que dijese una cantidad que me permitiese darle el dinero exacto... Aquél fue el primer cerdo chino que conocí, supongo que ya habrán hecho jamones con él.

Salu2

3 comentarios:

el viejo más viejo del palco dijo...

Me ha llamado la atención el del buró de al lado por reírme tan fuerte. Lástima que no te pongas más a menudo a la tecla.

Eduard O'Cone (Our house) dijo...

Si es que... os reís con cualquier cosilla. ¿Qué tendrá de particular un chino cortándose las uñas?
Con algo tenía que dar sabor al estofado de menudillos.

Gracias y abrazos.

Susan Susana dijo...

No se que puedo decir.Al terminar este ,la único que me ocurrió es tu como la rana que esta dentro del pozo.
Espero que puede ir a China a vivir unos meses.